Archivo de la categoría: Comuniación

Skoda lucha contra la despoblación en su última campaña

Skoda lucha contra la despoblación en su última campaña

Skoda ha retomado sus acciones solidarias en contra de la despoblación de algunas regiones de España, como ya lo hizo con Valdelinares (Teruel). Esta vez la zona elegida ha sido el desierto de Tabernas en Almería, que ha perdido la mitad de sus habitantes en las últimas décadas.

Sigue leyendo

Share
Todotransporte y Marketing Automoción colaborarán para mejorar la formación de los transportistas

Todotransporte y Marketing Automoción colaborarán para mejorar la formación de los transportistas

Todotransporte y Marketing Automoción han firmado hoy 14 de junio, un acuerdo en virtud del cual ambas entidades colaborarán para impartir formación a los empresarios de transporte de mercancías por carretera. El convenio suscrito contempla la organización de webinars por parte de Marketing Automoción, que serán promocionados y posteriormente difundidos en la web de Todotransporte.

Sigue leyendo

Share

Comunicación no verbal: Lo que sus manos dicen de usted

¿No le molesta cuando alguien le da la mano como un “pez muerto”? Con una mano fría, sin vida o sin personalidad. ¿Ha estrechado alguna vez la mano de alguien y ha sentido que los huesos de su mano se quebraban uno a uno? En el lenguaje corporal todo tiene sentido. La mayor parte de lo que comunicamos pasa por el lenguaje de nuestro cuerpo, por tanto siempre estamos comunicando, hasta cuando damos la mano como un “pez muerto”.

¿Por qué entonces algunas personas dan la mano de este modo? ¿O por qué otras personas dan sólo los dedos transmitiendo como ùnica idea la de querer huir?

Creo que se trata de un argumento interesante que conviene analizar, sobre todo porque en el mundo de los negocios, la estrecha de mano es importante.
Para evitar dar una mala primera impresión, perder un negocio o simplemente quedar en ridículo, puede seguir estos consejos de Pamela J. Holland y Marjorie Brody, expertas laborales/profesionales y co-autoras de “Help! Was That a Career Limiting Move?”.
• El apretón del “macho cowboy”: suelen usarlo muchos hombres de negocios y es demasiado fuerte. Usted no tiene ninguna necesidad de demostrar su fuerza física cuando estreche la mano por negocios.

• El apretón del enclenque: es el que dan los hombres a las mujeres cuando sienten miedo de “hacerles daño”. Al contrario de lo que muchos creen, un apretón de este tipo, no transmite respeto.

• El apretón del “pez muerto”: no transmite nada.

• El apretón de “cuatro dedos”: se produce cuando alguien estrecha sólo sus dedos y no su mano entera

• El apretón frío y húmedo: evite que su mano parezca una serpiente cuando tenga que estrechar la mano a alguien.

• El apretón “sudoroso”: de igual modo, trate de evitar que su mano esté sudada, si tiene problemas de sudoración, tenga siempre a mano polvos de talco, le ayudarán a absorber el sudor.

• El apretón “te tengo cubierto”: se produce cuando la otra persona cubre su mano con su mano izquierda, como si su apretón de manos fuera un secreto.

• El apretón “no te soltaré”: es eterno.

• El apretón “zurdo”: es el que se produce cuando la otra persona usa su mano izquierda porque con la derecha está sosteniendo otra cosa. Mantenga su mano derecha libre para las presentaciones y los saludos.

• El apretón “tortura del anillo”: se produce cuando el anillo de la persona le daña la mano.
Como le decía al principio, la comunicación no verbal y nuestros gestos pueden condicionar y determinar, hasta niveles muy elevados, el éxito de nuestro business. No descuide nunca su lenguaje corporal y lo que dice cuando no habla, le garantizará una primera impresión positiva y la confianza de sus potenciales clientes y colaboradores.
Fuente: Puro Marketing
Share

El valor del silencio en la comunicación

Cuando era niño asistí en alguna ocasión al campamento de verano que realizaba Adena en Montejo de la Vega, al que visitaba regularmente Félix Rodríguez de la Fuente. Y recuerdo que una de las cosas que decían a los bulliciosos niños era que cuando fueras caminando por el campo es necesario saber escuchar y estarse callado. Ya que si vas por el campo gritando, hablando o mirándote los pies mientras caminas, te pierdes todo lo que te vas a ir encontrando por la naturaleza. Nos verás los animales que irán surgiendo en tu camino, no escucharás los mil sonidos del viento, de los árboles, de los pájaros… Es importante saber estar en silencio para apreciar todo lo que pasa a tu alrededor.

Lo mismo ocurre cuando entablamos alguna conversación, con amigos o en el ámbito profesional. Normalmente estamos mucho más preocupados de lo que nosotros tenemos que decir y de nuestros argumentos. Y por no estar callados nos perdemos gran parte de la comunicación en sí. Lo que los otros nos tienen que decir, sus argumentos, lo que sus gestos y expresiones nos indican, sus reacciones a los mensajes…
Desde pequeños nos han enseñado que comunicarse consiste fundamentalmente en hablar. Pero no es cierto, porque la comunicación no se alimenta exclusivamente de palabras y sonidos. Hoy sabemos que en el impacto de un mensaje las palabras suponen solamente el 7%, mientras que el 38% es vocal (tono de voz, inflexión y otros sonidos) y nada menos que el 55% es no verbal (gestos o movimientos que hacemos con nuestro rostro, nuestras manos u otra parte del cuerpo).
Entonces… ¿por qué cuándo preparamos un discurso trabajamos casi únicamente lo que vamos a decir? El 93% de la eficacia de nuestro mensaje no va a residir en las palabras que vamos a pronunciar, sino en cómo las vamos a decir (vocal y gestualmente). Nos consolamos pensando que lo importante es el fondo, no la forma. Pero, sin embargo, todos hemos experimentado en múltiples ocasiones cómo un discurso con un fondo interesante no funciona por culpa de un orador aburrido y poco empático; y como, en el otro extremo, hay “encantadores de serpientes” que gracias a una puesta en escena brillante son capaces de hacer prosperar ideas sin casi ningún fondo. Nuestro objetivo no debe ser convertirnos en este último tipo de oradores, claro, sino en ser capaces de aprender a aprovechar las enormes posibilidades que todos tenemos para hacer discursos brillantes y de éxito (en el fondo y en la forma).
En las relaciones empresariales y comerciales la adecuada comunicación es fundamental, pero no debemos continuar evaluándola en función de lo mucho que nosotros hayamos hablado o por lo bien que creemos haber argumentado. Descubramos el valor del silencio y encontraremos una riqueza hasta ahora desconocida en nuestras conversaciones. Los espacios de silencio permiten observar, escuchar y contemplar todo lo que está pasando a nuestros alrededor, las reacciones de nuestros interlocutores, las reacciones a los argumentos más eficaces…
Si mejoramos nuestra comunicación, mejoraremos nuestra eficiencia en el trabajo, y con ello nuestros resultados comerciales, de gestión, de motivación… Es fácil, puedes empezar a practicarlo desde mañana mismo, y muy rápido empezarás a obtener resultados positivos. En tu próxima conversación, antes de hablar y hablar sin parar, piénsatelo dos veces, y verás como muchas veces es más efectivo permanecer en silencio y observar.
Miguel Ángel Alonso
Share